domingo, 22 de abril de 2012

Sonidos de Rayuela. Capítulo 78

Edmundo Rivero. Cafetín de Buenos Aires

Y ahí, a los veinte años, dijimos nuestra palabra más lúcida, supimos de nuestros afectos más profundos, fuimos como dioses del medio litro cristal y del cubano seco. Cielito del café, cielito lindo. La calle, después, era como una expulsión…




Anibal Troilo. Quejas de Bandoneón.

… esa chica se ha estado informando de mis derrotas ultramarinas, y entre tanto tejía y destejía el mismo pulóver violeta esperando a su Odiseo.

A ver si de nuevo sembrás la confusión en las filas, si te aparecés para estropearles la vida a gentes tranquilas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada